Otoño templado, de nuevo el sentido común lo pone el pueblo


 

Los peores augurios eran pronosticados a principios del verano: “el otoño. va a ser caliente“, decían algunos expertos, los mismos que ni se imaginaban la crisis económica por la que esta pasando el país,  los mismos quizá que hacen oidos sordos a las soluciones que funcionan de otros. En fin, para no meternos en los procelosos mares de la política, iremos a la gastronomía, que al final como todo en la vida, se relaciona y nos enseña como la gente, la gente de la calle sabe, y coloca la balanza donde se debe, como cuando un barco escora hacia un lado y la tripulación se situa en el lado contrario con el fin de equilibrarlo. Asi, nuestros políticos (vuelvo porque no puedo evitarlo), incluidos los de la oposición, lo hacen: peor imposible, y la gente, las personas con sus pensiones, sueldos más o menos grandes, sus empresas, en fin todo el mundo: arrima el hombro: ahorrando para que los bancos salgan del pozo en el que ellos mismos se metieron, ahorrando para bajar los precios: porque esto es cuestión de oferta y demanda, ahorrando para prevenir catástrofes que posiblemente no lleguen. En definitiva como aquel ejemplar Madrid que defendía el reino de   Fernando XVII (que hacia calceta en Bayona), para que los franceses se fueran del país, y él volviera a “reinarnos”… lo mismo este pueblo quijotesco, ha convertido el otoño caliente en un otoño templado, que no es lo mismo que templando gaitas, o quizá si. Mientras el alcalde de la capital de España recorre el mundo buscando apoyos para su sueño faraónico: 2016.  los contrubuyentes se preparan sancándo el dinero de donde pueden para hacer frente a la subida de los impuestos municipales, algunos elevados hasta la saciedad e incluso duplicados (¿es legal?). El emperador Nerón, quiero decir Gallardon, cuyo partido pone verdes a los que quieren subir los impuestos en otros lares, no aplica sus remedios para los ciudadanos de su ciudad, convertirse en Carlos III, el Rey alcalde, nos esta costando caro a todos, lo malo es que de semejante despropósito no saldra ninguna reina Cibeles, y menos aún una gloriosa Puerta de Alcalá, quizá se salve algún tunel inundado como mucho. Y ahora si, lo prometo… vuelvo a la gastronomía, de donde nunca debí salir… pues eso, los expertos: que en todas partes ahí, de la cuestión gastronómica, también pronosticaban que lo de la alta cocina se iba a terminar: y más con la crisis, pero de nuevo se equivocaban, la alta cocina, la de verdad, esta mejor que nunca, la temporada para Joan Roca, Restaurante Can Roca, dos estrellas de la Guía Michelín… con el que he hablado ayer, ha sido magnifica, de momento dulce lo calificaba este chef catalan, Ferrán Adriá otro tanto, sin un hueco para nadie, en seis meses, miles de personas se vuelven a quedar sin ir al restaurante; la gente ha vuelto a dar una leción de sentido común y en vez de ir cinco veces a un restaurante mediocre, prefieren ir cinco veces a una terraza para tomarse unas tapas y una a buen restaurante. Muchos han llegado a la conclusión de que es más caro comer en un establecimiento de 50€ donde te sirven tres platos, que en uno de 120€ donde tomas catorce y te sirven como si fueras un Rey. La gente normal, sin masters en Oxford, sin mayores sofisticaciones, ha hecho en esta crisis lo que se debe hacer:  cerrar el grifo cuando falta agua, pero beber agua cuando se tiene sed: si hay que celebrar algo importante mejor a un buen restaurante, si es una cena informal con los amigos: sirve cualquier bar de tapas. En esta especia de selección natural, lo que la mayoría a hecho es dejar a un lado los restaurantes caros y de dudosa calidad, esos que te sirven un chuletón pasado rodeado de patatas grasientas. Por esa razón también muchos han dejado de tomar el menú del día en el bar de la esquina, y se llevan la comida de casa en tuper, la gente, ante estos tiempos turbulentos, quiere calidad, quiere la verdad, en la vida y por supuesto también en la mesa.

Comentarios (Sin comentarios)

Aún no hay ningún comentario sobre este artículo.
¿Te animas a dar tu opinión?