Hotel Comendador en Carranque: glamour, diversión, descanso y cultura al alcance de todos


Los que nos dedicamos a la gastronomía somos invitados con frecuencia a los lugares más lujosos, glamurosos y espectaculares que existen, muchas veces hoteles de lujo, restaurantes de relumbron con más estrellas que el firmamento, lugares de ensueño que nos difrutan más que los muy millonarios y nosotros los periodistas que vamos, los vemos y lo contamos.

Sin embargo a veces recibes la sorpresa de ser invitado a un sitio “normal”, de los que no pueden permitirse una persona para las relaciones públicas o una agencia de comunicación (en este caso sí), y que te sorprenden (a mí más que a otros colegas, quizá porque soy menos “importante” y en sitios sencillos me siento muy bien)

Fachada del hotel

El caso es que he pasado un par de días en el Hotel Comendador, situado en el bello pueblo de Carranque en el que además hay un parque Arqueológico. Allí han organizado unas jornadas de homenaje a la música de los sesenta, setenta y ochenta con actuaciones en vivo. El hotel se inauguró el pasado año, y a pesar de ello su restaurante “El Zaguán”, dirigido por el prometedor chef José Ignacio Almagro, ya tiene cuatro tenedores (el segundo en conseguirlo en Castilla-La Mancha). Todo el conjunto se distingue por su limpieza, perfecta accesibilidad, ambiente agradable, todo tipo de detalles (asideros en las bañeras, televisión de plasma, Wi-Fi gratuíto en todo el hotel), el desayuno correcto (aunque para cuatro estrellas debieran mejorar el buffet) y como colofón un impresionante spa, asi como discoteca. Lo mejor de todo es que la habitación doble cuesta desde 50€, y tienen ofertas para fin de semana que incluyen cena la noche de entrada junto a la entrada en la discoteca con una copa de regalo, alojamiento al día siguiente, desayuno buffet, un circuíto spa de unas dos horas y entradas para el Parque Arqueológico de Carranque, con interesantes restos romanos, entre los que destacan unos preciosos mosaicos. Todo ello por 115 € por persona y a sólo cincuenta kilómetros de Madrid, poca distancia pero suficiente para garantizar la calma necesaria para disfrutar de la estancia.

Mosaico del Parque Arqueológico de Carranque

Pasarlo bien, disfrutar de una buena cena, tomar una copa en un sitio agradable, pasar dos horas en un spa es posible, y puede hacerse a precios asequibles. Enhorabuena al hotel por esta iniciativa, en definitiva, por ayudar a la gente a disfrutar de la vida sin dejarse el bolsillo.

Restaurante El Zaguan

Un último apunte sobre la cocina que realiza José Ignacio Almagro en el restaurante “El Zaguán”: respeta el producto, tiene imaginación y sentido común, además de los aperitivos correctos, la crema de calabaza con emulsión de queso mascarpone era deliciosa y aunque comimos más de cien personas a la vez, estaba caliente y en su punto, el solomillo envuelto en tocino de jabugo exquisito, asi como el milhojas de queso con anchoas. El postre, un milhojas de crema con carpaccio de frutas, muy bien elaborado.

Postre del menú degustación

El servicio atento pero algo disperso y los vinos mejorables. En general, una cocina que, bien apoyada, tiene enormes posibilidades.

Comentarios (Un comentario)

Muy descriptivo y apetitoso, hay que tomar nota de estos lugares. Gracias

Enviado por j.c.celada / 10 abril 2008, 2:27

¿Te ha gustado el artículo? ¿Te animas a dar tu opinión?