La Cocina del Taper (Alianza Editorial, 2007)


“Uno escribe el mundo para podérselo explicar”, una máxima de la mayoría de los escritores, que buscamos para comprender, que escribimos lo que nos gustaría leer. Hasta hace tres años nunca se me había planteado la situación de tener que preparar comida para tomarla fuera de casa, salvo algunos bocadillos para los viajes, pero a raíz de que mi hija Beatriz empezara a ir a la universidad se produjo esa situación. Cada día tenía que cruzar Madrid, casi treinta kilómetros en transporte público, y por supuesto no se podía ni pensar en regresar a casa para comer. Lo probamos todo: preparar más cantidad en la cena y que al día siguiente lo almorzara, no le apeteció cenar y comer lo mismo; hacer sándwiches, acabo aborreciéndolos; utilizar la comida de un día reservándole una parte para el almuerzo de la siguiente, a veces funcionaba pero en muchos casos quedaban sólo restos… otra odisea eran los recipientes, poco herméticos, muchos de ellos cogían colores amarillentos, otros se impregnaban de olores: el propio táper la producía un enorme cansancio.

Me di cuenta de que la cocina para llevar, necesitaba realizarse de una manera concreta, no podía ser cocina reutilizada de la tradicional, muchos platos debían montarse en el momento de tomarse, otros no resistían el traslado y las horas en el táper sin refrigeración, muchos productos no soportaban ser recalentados, también muchos recipientes toleraban mal el microondas.

También observé, a consecuencia de esta experiencia con mi hija, que cada día más y más personas comen de táper en las universidades, los colegios, los trabajos… en las oficinas es un clásico el pequeño office con una mesa donde calentarse y tomar lo que se trae de casa, y a la hora de la comida se observan “paisajes” poblados por recipientes tipo Tupperware y similares.

Distribuidor del libro
“La Cocina del Táper: 200 recetas fáciles y deliciosas para tomar en cualquier parte” es un procedimiento, una herramienta para aprender a cocinar y tomar la comida fuera de casa. ¿Las razones? De diferentes tipos:

  • La económica: no todos los días se puede gastar el dinero que cuesta comer en un restaurante, aunque se tome el menú del día.
  • La culinaria, comer fuera de casa produce un enorme cansancio gastronómico, ya que tanto las frituras y cocciones como la utilización de condimentos es diferente a la de nuestra propia casa, y por tanto tenemos que hacer un sobreesfuerzo en nuestro paladar.
  • La de salud: no es lo mismo cocinar para cientos que para pocos, los productos que se utilizan tienen más calidad cuando los compramos con el fin de alimentar a la familia y no como mero negocio. Que decir tiene la combinación de productos, ¿con qué se acompañan siempre los platos de un restaurante de menú? Con patatas fritas, el abuso de hidratos de carbono y frituras es constante en este tipo de establecimientos.

Cuando me di cuenta de que debía conocer cómo se preparaba la comida para llevar, me puse manos a la obra y empecé a anotar todas mis experiencias, a descartar por inconvenientes diferentes tipos de procedimientos, a valorar otros, en definitiva a preparar el libro de la Cocina del Táper, el libro que a mi me hubiera gustado comprar para preparar la comida de mi hija, y que no existía como tal.

200 recetas divididas por grupos con todo tipo de observaciones, sobre como calentar, que productos no se deben preparar para llevar como por ejemplo un filete a la plancha, cuales son los ideales: los que tiene salsas espesas, que recipientes son los más adecuados, los de cristal, cuales son verdaderamente herméticos: los de rosca, como presentar la comida: siempre que se pueda en plato…y un largo etc.

Quisiera que este libro ayude al lector a organizarse y preparar comida para llevar, incluso congelar raciones para otros días y en definitiva conseguir crear un sistema por el cual llevarse la comida y comer fuera de casa sea un placer y no un suplicio.

Editorial: Alianza Editorial
Colección: Biblioteca Espiral
Páginas: 351
Precio: 13,50 €
ISBN: 978-84-01-30545-0
Formato: Espiral con tapa blanda 12,5 x 19 cm
Publicación: Noviembre 2007

¡Ojea algunas páginas del libro!
Haz clic en una imagen para agrandarla y usa las flechas laterales para avanzar en la Galería:
La Cocina del Taper (Alianza Editorial, 2007) La Cocina del Taper (Alianza Editorial, 2007) La Cocina del Taper (Alianza Editorial, 2007) La Cocina del Taper (Alianza Editorial, 2007) La Cocina del Taper (Alianza Editorial, 2007)
La Cocina del Taper (Alianza Editorial, 2007) La Cocina del Taper (Alianza Editorial, 2007) La Cocina del Taper (Alianza Editorial, 2007) La Cocina del Taper (Alianza Editorial, 2007) La Cocina del Taper (Alianza Editorial, 2007)
La Cocina del Taper (Alianza Editorial, 2007) La Cocina del Taper (Alianza Editorial, 2007) La Cocina del Taper (Alianza Editorial, 2007) La Cocina del Taper (Alianza Editorial, 2007) La Cocina del Taper (Alianza Editorial, 2007)
La Cocina del Taper (Alianza Editorial, 2007) La Cocina del Taper (Alianza Editorial, 2007) La Cocina del Taper (Alianza Editorial, 2007) La Cocina del Taper (Alianza Editorial, 2007) La Cocina del Taper (Alianza Editorial, 2007)

Compra este libro



Comentarios (Un comentario)

Soy una admiradora tuya, Eva. Tengo 23 años, soy profesora de piano y vivo en un pisito en el centro de Zaragoza con mi novio desde hace dos años. Él trabaja en la construcción, su empresa le paga la comida y siempre vuelve tarde y cansado de la obra. Por eso yo, desde que nos fuimos a vivir juntos siempre quise esperarle con algo de cena ya preparada, pero la cosa al principio era un desastre. Todos los libros de cocina que encontraba hablaban de recetas sueltas, algunas de enorme dificultad, entre las que yo no encontraba ninguna conexión. Yo me sentía frustrada y perdía mucho tiempo hasta que mi madre me regaló el libro de “no haga zapping…”. La combinación de los menús me parece excelente, y al poderse preparar en poco tiempo, mi novio y yo cocinamos juntos menus completos en poco tiempo. Ahora he aprobado las oposiciones y empiezo a trabajar en un pueblo cercano. Voy a tener que comer fuera desde septiembre y cuando he visto el último libro que habías publicado mi alegría ha sido enorme. Muchas gracias por el trabajo que haces, las cosas bellas pequeñas y cotidianas, como una breve melodía, o una cena en casa con tu pareja, son las que llenan de felicidad nuestra vida. Gracias por ayudarme a conseguirlo!

Enviado por Kira Rivarés / 22 Agosto 2008, 0:52

¿Te ha gustado el artículo? ¿Te animas a dar tu opinión?